Menu
Menu

5 pasos para avanzar sin tropiezos en la migración de aplicaciones a la Nube

migración de aplicaciones a la nubeMucho se ha escrito sobre los beneficios de la migración de aplicaciones a la Nube. En este sentido, la práctica indica que en efecto, a nivel de infraestructura, logístico y operativo; es mucho el rendimiento que se obtiene luego de tomar la sabia decisión de efectuar la migración de aplicaciones a la Nube.

Sin embargo, esta acción como tal es apenas la punta del iceberg: Toda migración de aplicaciones a la Nube implica ejecutar procesos que afectan la rentabilidad de las compañías.  Empezando por el aumento considerable del trabajo conjunto y continuo del Departamento de TI; Legal; Finanzas y Presidencia; la migración de aplicaciones a la Nube también implica la reeducación en su uso de todo el personal; proveedores y clientes.

Veamos los tips más relevantes a tomar en cuenta para suavizar el impacto de la migración de aplicaciones a la Nube, y fomentar la rentabilidad de tu compañía a la misma vez.

Panorama general de la migración de aplicaciones a la Nube

Lo reiteramos: Avanzar hacia la migración de aplicaciones a la Nube es escasamente el primero de muchos pasos que deberás ejecutar. Ahora bien, luego de que te tomas la decisión, ¿qué sigue?

El siguiente paso lógico, es verificar las condiciones de tus propios entornos digitales para avanzar en la migración de aplicaciones a la Nube. Aquí te dejamos algunas consideraciones:

  • Haz inventario de tus aplicaciones, y clasifícalas por tipo de acuerdo a estos parámetros:

    • ¿Cuántas aplicaciones de legado tienes?
    • ¿Con cuántas aplicaciones alojadas en mainframes cuentas?
    • ¿Conservas aplicaciones descontinuadas?
    • ¿Tienes aplicaciones en contenedores?
    • ¿Con cuántas aplicaciones modernas cuentas?
    • ¿Cuantas aplicaciones de microservicio tienes?
    • ¿Tienes aplicaciones de 12 factores?
    • ¿Cuántas aplicaciones nativas de la nube tienes?
    • ¿Tienes aplicaciones tipo CI/CD, tipo DevOps, de ambos tipos?
    • ¿Usas/posees aplicaciones en servidores tipo bare metal?
  • Explora tu infraestructura y ecosistema de red:

    • ¿Qué otras herramientas necesitas para acceder, correr, administrar y proteger la seguridad de la aplicación?
    • ¿Cuáles son las características de la arquitectura de la aplicación?
    • ¿Qué características de hardware y desempeño tiene tu infraestructura de red; y con cuántos recursos cuentas para administrar y solucionar problemas e incidentes de la aplicación?
  • Adicionalmente, toma en cuenta estos otros factores:

    • ¿Cuentas con el personal adecuado que conozca el funcionamiento de las aplicaciones? ¿Puedes apoyarte en ellos para adelantar la campaña de reeducación?
    • ¿Cuántas aplicaciones planeas reemplazar o recodificar?
    • ¿Sabes cuáles soluciones y herramientas disponibles en el mercado se adaptan mejor a tus necesidades?
    • ¿Tienes holgura presupuestaria para llevar a cabo cada una de las tareas necesarias para completar tu migración de aplicaciones a la Nube?

Ahora bien, ya cuando tenemos listos estos aspectos, pasamos realmente a la migración de aplicaciones a la Nube. Para ello, te traemos 5 tips útiles para avanzar sin tropiezos en ello.

1. Determina el diseño de la aplicación

Primero que todo; debes entender qué tipo de aplicación quieres migrar a la Nube para determinar en cuál capa la vas a alojar. Así pues, al comprender las particularidades de tus aplicaciones y el tipo de servicio en la Nube que escojas (Nube Pública; Privada o Híbrida); podrás explotar mejor sus ventajas.

En otras palabras, si optas por aplicaciones tipo SaaS o PaaS, las premisas clave de diseño para la migración son la resiliencia; usabilidad; criticidad y adaptabilidad. Asegúrate de que cuentes con protocolos de seguridad adecuados para cada caso. Otra cosa a tomar en cuenta en este particular, es la interfaz de la aplicación y sus accesos a Internet.

2. Integra otros ambientes de desarrollo y pruebas

Asimismo, para que lleves a cabo una exitosa migración de aplicaciones a la Nube; prueba tus aplicaciones en otros ambientes de desarrollo. Ensaya y valida en ellos sus comportamientos para que establezcas patrones de solución eficaces para aplicarlas en caso de contingencia.

Adicionalmente, contar con otros ambientes de desarrollo y pruebas te traerá doble beneficio porque; además de validar comportamientos; tendrás opciones para añadir mejoras a tus aplicaciones, y mantener tu trabajo experimental bajo control total.

3. Prevé el crecimiento de la plataforma

Seguido, deberás tener presente tus servicios crecerán hacia arriba (vertical), y hacia afuera (horizontal). En ambos casos, para poder seguir el ritmo de los nuevos retos y darles cara, la flexibilidad es fundamental.

4. Mantén presente la disponibilidad de la aplicación

La migración de aplicaciones a la Nube implica una integración. Es decir, el proveedor del servicio Cloud ofrece componentes nativos potentes para mantener siempre a disponibilidad la aplicación; sin embargo, la historia puede ser muy distinta respecto a la aplicación como tal.

En este sentido, al momento de diseñar y procurar la migración de aplicaciones a la Nube; ten presente la contingencia a fallas y tus planes para la rápida recuperación en caso de fallas; problemas e incidentes.

5. Realiza respaldos

Por último, la migración de aplicaciones a la Nube debe ser completa. Es decir, cada respaldo que hiciste en el pasado deben estar disponible en la Nube también. Así pues, toda la información crítica que requieras para efectuar la migración debe estar disponible; y crear políticas de respaldo que especifiquen periodicidad, privilegios de acceso y aspectos similares.

Ya te has adentrado en aguas más profundas y conoces un poco más lo que hay debajo de la superficie, debajo de la punta del iceberg. La migración de aplicaciones a la Nube es hoy por hoy un proceso cotidiano que toda empresa debe considerar entre sus planes a corto plazo;  por lo que resulta inteligente y conveniente contar con la ayuda y asesoría necesaria.

Para ello, cuentas con todo nuestro apoyo, experiencia, disposición y las mejores soluciones, herramientas y servicios para migrar sin tropiezos hacia la Nube. Contáctanos aquí para comenzar ya en tu plan de migración.

Volver arriba