Menu
Menu

5 factores clave de ciberseguridad para instituciones educativas

ciberseguridad para instituciones educativas

Muchas universidades y escuelas en plena era digital, podrían decir que saben sobre ciberseguridad. Sin embargo, ¿todas toman realmente las medidas necesarias para permanecer a salvo de ciberataques?. Expongamos 5 factores clave de ciberseguridad para ayudar a instituciones educativas de todo el mundo a aumentar su ciberseguridad y prevenir ataques cibernéticos.  

 

1 Reconocer la problemática de la ciberseguridad

Ninguna estrategia se puede poner en práctica si primero no reconocemos “por qué” es necesaria en primer lugar. Por eso, como primer factor de ciberseguridad es indispensable que toda institución educativa esté al tanto de la problemática. Y no solo la institución per se sino todos los que hacen vida en ella: Educadores, empleados de administración, estudiantes y obreros.  

ciberseguridad para instituciones educativas

Los centros educativos manejan enormes cantidades de datos. Teniendo acceso a todo tipo de información: educativa, financiera, sanitaria y datos sensibles. Esta realidad hace que tengan también una altísima exposición a riesgos de ciberseguridad.

Las universidades y escuelas también representan un riesgo para otras organizaciones cuando son afectadas y esta verdad no es un secreto para los ciber-criminales. 

En 2019, tan solo en Estados Unidos, 89 universidades, colegios y distritos escolares sufrieron múltiples ataques de ransomware. 1.233 instituciones se vieron potencialmente afectadas. De 2019 a 2020, los ataques contra universidades se dispararon un 100%, según BlueVoyant. También empezaron a exigir mayores sumas de dinero a las universidades, ya que el coste medio de un ataque de ransomware en 2020 fue de 447.000 dólares. 

El informe reciente sobre investigaciones de violaciones de datos de Verizon afirmó que las instituciones educativas tuvieron un mal desempeño informando sobre los ataques de phishing. E incurrieron perdiendo así un tiempo de respuesta crítico para las organizaciones víctimas. Su principal debilidad fueron las aplicaciones web, con un 67% de las amenazas proviniendo del exterior, y un 33% del interior.

 

2 Evaluar los entornos virtuales  

“Evaluación” es una palabra muy poderosa. Sobre todo cuando la usamos para definir el proceso en el cual nos analizamos a nosotros mismos. Y esto podría sonar repetitivo, pero ¿realmente hemos evaluado nuestros entornos digitales?. Saber cuáles son tus riesgos de ciberseguridad y cómo pueden afectar a tu universidad o escuela es un factor crucial para optimizar la seguridad de tu red.

Si no sabemos evaluar los riesgos que corre nuestra institución, tampoco sabremos qué necesitamos para estar seguros.  Ser capaz de realizar dicha evaluación es clave para la ciberseguridad de instituciones educativas. Porque esto es lo que te ayudará a centrar tus esfuerzos y hacer el uso más eficiente del presupuesto de seguridad virtual. Además, saber cuáles son tus mayores riesgos de seguridad te permitirá trabajar de forma proactiva para proteger tu institución.

ciberseguridad para instituciones educativas

Para comenzar, muchas empresas comienzan con algo simple como analizar en números contables: tráfico web, cantidad de activos conectados a las redes, softwares en uso y vulnerabilidades conocidas. Y en segundo lugar, pero no menos importante, evaluar los requisitos normativos.

Por ejemplo: la ley de Oportunidades de Educación Superior (HEOA) la cual obliga a las instituciones de enseñanza superior a proteger los datos sensibles de los estudiantes. Así como otras en cuanto a data financiera y de salud como GLBA e HIPAA.

3 Reconocer el valor de todos los roles  

Toda escuela y universidad es un compendio de personas que trabajan de manera organizada con un propósito. Esto quiere decir que todas tienen un papel importante en el bienestar general de la institución. Además, las amenazas a la ciberseguridad en las instituciones educativas pueden provenir de varias fuentes. No solo se pueden tomar los factores de ciberseguridad externos como riesgos verdaderos, sino también los internos.

Todos en la organización educativa podrían llegar a tener acceso a las redes. Participando activamente en la descarga de libros de texto gratuitos que podrían tener fuentes sospechosas traen malware a las redes informáticas de una institución. También al incurrir en amenazas basadas en el correo electrónico, como el phishing y dispositivos personales no seguros que pueden vulnerar la red inalámbrica. 

Como detalle final a este punto, debemos reconocer la humanidad. Muchas instituciones ignoran la posibilidad de que los empleados internos sean responsables de la pérdida de información privada. Puede ser difícil escudriñar a las personas que trabajan a diario en tu organización. Sobre todo cuando se trata de maestros o alumnos. Sin embargo, las violaciones de datos que provienen del interior no son algo que deba tomarse a la ligera. 

4 Educar para prevenir   

Ninguna defensa es 100% a prueba de todas las ciber-amenazas. Una encuesta realizada a unos 2.500 directores de informática reveló que el 31% de los problemas de seguridad pueden atribuirse a errores de los empleados. Esto según un estudio de la empresa de personal Robert Half Technology. Por eso un factor crucial en la ciberseguridad es el educar para prevenir. 

educar como factor de ciberseguridad

No siempre que un hacker es afortunado de encontrar algún tipo de brecha en la seguridad de su red, es porque pasó la noche descifrando un código. A veces es suficiente con escribir un mensaje por correo electrónico.

Si un empleado cae en un ataque de suplantación de identidad o a través de un clic o una descarga, es suficiente para vulnerar todo el sistema o gran parte de él. 

Es necesario invertir en educación en materia de ciberseguridad para todos los empleados en las instituciones educativas.  Ya que siempre se está en riesgo de encontrar una vulnerabilidad de seguridad previamente desconocida.

Tal vez aparezca algún método de ataque recién inventado contra el que todavía no hay protección. Si tus empleados tienen conocimiento y pueden identificar posibles amenazas, serán tus mejores aliados para combatirlas.  

La educación en seguridad se encuentra entre los factores de ciberseguridad menos considerados. Invertir en ciber-educación para tus empleados puede marcar una notable diferencia.  Además, es posible adoptar diversos métodos de instrucción: sea formación periódica, sesiones en el horario de almuerzo y aprendizaje con el equipo de TI. También seminarios gratuitos o incluso pruebas aleatorias de phishing y detección de infracciones.  

 

5 Poner en uso las herramientas necesarias  

Aunque el factor humano también es importante a la hora de prevenir ciberataques no es suficiente en sí mismo. Es necesario implementar herramientas de alta calidad que puedan permitirnos detectar y gestionar las vulnerabilidades de los sistemas. Además de permitirnos solucionarlos de manera rápida al entregarnos reportes completos y detallados. 

Un importante factor de ciberseguridad para instituciones educativas es desarrollar, implementar y mantener un programa de seguridad de la información. Esto es: designar empleados responsables, e identificar y evaluar los riesgos, diseñar y aplicar un programa de protección y seleccionar a los proveedores de servicios adecuados.

Dichos proveedores deben ser elegidos con los mayores estándares. Considerando que una brecha de vulnerabilidad podría constituir mayores pérdidas económicas y sociales.  

Como herramienta de ciberseguridad entre las más distinguidas en el mercado se encuentra Acunetix. Un escáner de vulnerabilidades web diseñado para ayudarte a identificar, gestionar y prevenir de manera eficaz más  e 6.500 tipos de vulnerabilidades. Más de 2.400 empresas y prestigiosas universidades certifican Acunetix. 

Como detalle importante a mencionar, herramientas como Acunetix cuentan con el respaldo de GB-advisors. Por lo que también puedes recibir guía para su instalación, uso y además entrenamiento de tu personal con expertos en el área.  

 

Considera estos factores y asegúrate de hacer lo posible para evitar ser víctima de un ataque. No te conviertas en parte de las estadísticas.   

 

¡Contáctanos!

Volver arriba