Menu
Menu

Competitividad empresarial: ¿Cómo alcanzarla de forma efectiva?

Competitividad Empresarial

Competitividad Empresarial

 

La globalización ha brindado beneficios importantes a las empresas. Por ejemplo, les ha ofrecido la posibilidad de explorar nuevos mercados, beneficiarse de la caída de barreras comerciales, y adaptarse más rápido al progreso tecnológico. Sin embargo, también ha agudizado la competencia. Como resultado, es cada vez más complicado para las organizaciones alcanzar, mantener y mejorar la competitividad empresarial.

 

Los clientes tiene memoria a corto plazo y una infinidad de opciones a su disposición, ¿cómo lograr entonces destacar de entre el montón, para lograr así la fidelidad de los clientes? Este es precisamente nuestro tema de hoy. Sigue leyendo y entérate, a través de estos sencillos consejos, cómo  puedes optimizar tu competitividad empresarial.

¿Qué hace a una empresa “competitiva”?

Aunque el término competitividad es comúnmente utilizado en campos como la economía o la política, el mismo no cuenta con una definición estandarizada. Por el contrario, su significado puede variar mucho de acuerdo al contexto y la percepción.

En el caso de la competitividad empresarial, podemos definirla como la capacidad de las organizaciones de producir bienes o servicios con una relación calidad-precio favorable, que garantice una buena rentabilidad al tiempo que logre la preferencia de los clientes por encima de los otros competidores. La competitividad asegura que la empresa sea sostenible y durable.

La competitividad también puede dividirse en dos tipos:

Competitividad de los precios, es decir, la capacidad de crear y ofrecer bienes y servicios de calidad por costos más bajos que el de los competidores.  

Competitividad estructural, es decir, la capacidad de imponer sus productos o servicios independientemente de su precio, gracias, por ejemplo, por su calidad, innovación, servicios relacionados o imagen de marca.

La competitividad y sus vectores

 

Competitividad Empresarial

 

 

La competitividad puede construirse y medirse tomando en cuenta diferentes aspectos. Esto quiere decir que alcanzarla requiere que la empresa cree estrategia que involucren la optimización constante de diferentes vectores como:  

 

 

Capital humano

La primera fuente de creación de valor dentro de la empresa es el capital humano. Es decir que, una empresa competitiva es aquella que es capaz de atraer el mejor talento y mantenerlo motivado para que realice sus labores de forma óptima.

Capacidad de Innovación

¿Es la empresa capaz de anticiparse al futuro y ofrecer productos y servicios innovantes que satisfagan las necesidades del mercado? Este es un factor central que define el nivel de competitividad de un negocio.

Relación con los clientes

La capacidad de atraer y crear vínculos duraderos con los clientes; es sin duda uno de las principales cualidades que definen  la empresa competitiva.

Organización

La empresa tiene dentro de sí un ecosistema complejo; compuesto por otros elementos diversos como lo son el capital humano, los procesos y la tecnología. La forma en cómo la empresa organiza y coordina todas estas partes define si su desempeño es positivo o negativo.

¿Cómo optimizar la competitividad de la empresa?

En resumidas cuentas una empresa competitiva se anticipa a todo, cuenta con miembros eficientes; tiene muy pocas o ninguna pérdida y es proactiva. Entonces, ¿cómo lograr todo eso en mi empresa? Acá están algunos consejos.

#1 Define bien tu propuesta de valor

 

Competitividad Empresarial

 

Además de una gestión inteligente de la cadena de suministro, las organizaciones necesitan una «propuesta de valor» atractiva y bien definida. En otras palabras, algo que distinga a la empresa en el mercado. En muchos casos, este valor proviene de una combinación de elementos como las características del servicio al cliente, el apoyo logístico; los sistemas de información y la marca del producto.

 

#2 Asegura que la comunicación sea óptima

Ya dijimos que el capital humano es la principal fuente de creación de valor dentro de la empresa. Tomando esto en cuenta entonces, es vital que todos los miembros de la empresa cuenten con los canales apropiados para  comunicarse y recibir información pertinente.

Esto les permitirá conocer claramente sus responsabilidades y la de los demás; lo que posteriormente se traducirá en un mejor flujo de trabajo y una mayor productividad. Para optimizar la comunicación dentro de tu empresa; te recomendamos que utilices alguna herramienta de colaboración como Freshconnect.

#3 Define una buena estrategia de Gestión de Riesgos

Cuando se trata de la competitividad y la eficiencia de una empresa, los riesgos elevados equivalen a recompensas elevadas. Sin embargo, esta fórmula también puede aplicarse en caso contrario, es por eso que ante cualquier proyecto nuevo que desees aplicar; es necesario que te cubras las espaldas al definir una buena estrategia de Gestión de Riesgos.

Esto te ayudará a identificar todos los posibles escenarios negativos que puedan surgir como consecuencia de la aplicación de un proyecto. Como resultado, podrás tomar medidas que garanticen la reducción de daños o pérdidas en caso de que el proyecto no funcione.

#4 Invierte en la tecnología adecuada

 

Competitividad Empresarial

 

 

La innovación va de la mano con la tecnología. Si lo que quieres es disfrutar de los beneficios que brinda la estandarización de procesos, la automatización de tareas y el análisis inteligente de datos; entonces sin duda, debes invertir en herramientas tecnológicas de vanguardia.

 

 

La tecnología representa uno de los principales medios por los que puedes mejorar la competitividad y eficiencia de tu empresa de forma segura. Entonces, piensa en integrar a tus sistemas soluciones ITSM o de Seguridad para facilitar el trabajo de tus empleados y lograr mejores resultados.

#5 Presta mucha atención a los clientes

Por último, presta mucha atención a tu relación con los clientes. Es importante que desarrolles estrategias que te ayuden a ofrecerles una excelente calidad de servicio para así poder crear lazos duraderos con ellos. Un CRM en este caso, es vital para ayudarte a cumplir este objetivo

¿Buscando soluciones que te ayuden a ser más competitivo? Cuenta con nosotros. En GB Advisors tenemos todo lo que buscas y mucho más. Contáctanos ya para recibir asesoría profesional acerca de las mejores herramientas tecnológicas.

 

Volver arriba